3- Adiós al gris

 

Vlog 3 – Adiós al gris

 Hola amigo, soy Victoria Bellido Durán, componente del Grupo Musical Flos Mariae, y hoy quiero darte mi opinión sobre el tema que he titulado: “Adiós al gris”.

Depende, depende, ¡depende! Para algunos todo depende de con que ojos lo mires. Bueno, ojos, o ángulo… Todo es subjetivo, no es ni blanco, ni negro, sino… gris.

Hay quienes viven sumergidos en el relativismo, bien sea por conveniencia u otras razones, como la falta de formación e información.

¿Qué pasaría si realmente todo fuera relativo, como creen algunos?

—Buenas noches Carmen.

—Querrás decir buenos días.

—¿Días? Pero si son más de las nueve y está todo oscuro. ¿No ves las estrellas?

—Pues será noches para ti, porque yo acabo de levantarme hace sólo cinco minutos.

Ese es sólo un mero ejemplo…

—¡Sandra, Sandra! ¿Sabes que le han robado el bolso a Sofía?

—¿¡Qué!?

—Que sí, un hombre se lo ha robado.

—No será para tanto; lo habrá tomado prestado por algún tiempo.

A ver, el día no amanece según cuando alguien se levanta, ni anochece cuando alguien se acuesta… Y  si alguien se apropia de algo ajeno contra la voluntad de su dueño, eso es un robo. Las cosas claras, porque sino prescindamos de los diccionarios y del habla.

Muchos usan el relativismo para evadirse de la realidad y excusarse de usar mal de su libertad; y claro, es mucho más cómodo hablar, que cambiar y tener una buena conducta.

Si conoces a un buen abogado, significa que es bueno en leyes, en su trabajo; pero eso no implica que también sea: un buen padre, un esposo fiel, un hijo bondadoso… Por favor, no confundamos las cosas. El problema es que muchos quieren generalizar.

Por ejemplo, si ahora alguien dijera: “Las viudas que enviudan con menos edad, maduran antes que las que enviudan de mayores”. Aquí, si no se mencionara que eso ocurre con la mayoría de las viudas, estarían generalizando brutalmente al afirmar algo que no es cierto, porque no “todas las viudas más jóvenes maduran antes que las mayores” por regla de tres; porque incluso hay viudas que nunca maduran.

O sea; no porque no se pueda generalizar a rasgos simples y gruesos significa que no haya verdades con validez universal, tal como defiende erróneamente el relativismo; porque si que las hay. Lo que sucede es que el ser humano puede razonar, y es totalmente libre de opinar. Pero opinar no va unido con tener razón, por más elocuencia que tenga cierta persona. Porque una opinión no puede cambiar una verdad, por muy innovadora que ésta sea.

¿A caso lo que busca el relativismo es que nadie quede descontento? ¿Es el juego de “todo el mundo tiene razón por el poder de la mente de cada individuo”? Porque eso es lo que parece…

¿Quieres un consejo? ¡Despídete del gris!

Amigo, gracias.

Siempre adelante con la fe.

Victoria Bellido Durán
© copyright